Los 4 modos de recarga de vehículos eléctricos

Normalmente, todos tenemos en mente que los vehículos eléctricos y los híbridos enchufables se cargan a través de uno de los llamados puntos de recarga. Pero lo que quizá no sepas es que existen 4 modos de carga diferentes, que te vamos a explicar en este artículo, para que no te quede ninguna duda.

Modo de recarga 1: Schuko

Este sistema de recarga es el más sencillo de todos, ya que consiste en llevar un cable de nuestra clavija tipo Schuko 230V en la pared a nuestro vehículo.

Se utiliza normalmente para motos pequeñas, bicis eléctricas, patinetes etc.

No está recomendado para coches y motos de mayor potencia, ya que esta toma no incluye seguridad y se utiliza una toma no destinada exclusivamente a la carga del vehículo ni preparada para ello. Es decir, utilizas un enchufe normal como el que podrías utilizar para cualquiera de los electrodomésticos de tu cocina.

Modo de recarga 2: Carga lenta  

Es uno de los modos de recarga doméstica más habituales, pensado para instalar en nuestro garaje. Se trata de una recarga monofásica con voltaje de 230V y que permite un máximo de 3,7 kW.

Está pensado sobre todo para vehículos eléctricos pequeños y también sirve para algunos coches híbridos enchufables.

El vehículo se conecta a la red eléctrica a través de su conector o adaptador, aportando seguridad a la recarga (algo que no ocurría en el modo Schuko). Para ello, tendremos que instalar una caja con un enchufe tipo Shuko y sistemas de protección adecuados que sea exclusiva para la recarga del vehículo eléctrico.

Modo de recarga 3: Carga semi-rápida

Es el modo más habitual de recarga doméstica. Es un modo fiable, seguro y rápido.

Necesitas instalar un punto de recarga Wallbox, que se usa en exclusiva para la recarga de vehículos eléctricos.

El Wallbox incluye varios sistemas de protección que garantizan la seguridad del vehículo y de la instalación eléctrica.

Es especialmente recomendable para coches 100% eléctricos y vehículos híbridos enchufables de gran autonomía.

Permite un modo de recarga monofásica o trifásica hasta 32A.

Modo de recarga 4: Carga rápida

Si tienes que recargar tu coche fuera de tu casa o garaje, utilizarás una estación de recarga pública en Modo 4, que permite recargar al menos un 70% de batería en unos 30 minutos.

Existen dos recargas dentro de este modo 4: la recarga súper rápida y la recarga ultra rápida. La recarga ultra rápida está desaconsejada para uso habitual, ya que puede dañar la batería. Sólo debe utilizarse en electrolineras, en viajes largos o en casos muy concretos en los que no tengamos tiempo.

 

¿Qué modo debo usar para cargar mi vehículo eléctrico?

En resumen, la pregunta final que debemos plantearnos es cómo debo recargar mi vehículo eléctrico y qué sistema me merece más la pena instalar en mi garaje.

Queda claro q

 

ue el modo 1 no es nada recomendable por la falta de seguridad y que no es apto para coches eléctricos sino para motos pequeñas, patinetes, bicicletas etc.

El modo

 

 4 se reserva para cargas rápidas en puntos de recarga públicos.

Por tanto,

 

 si tienes un vehículo eléctrico o híbrido enchufable, que recargues diariamente en tu plaza de garaje, deberás optar por el modo 2 o el modo 3. Entre ambos, es más recomendable el modo 3, que realmente está orientado a este tipo de vehículos.

Si te animas a hacer una inversión e instalar tu punto de recarga eléctrico en tu casa o garaje comunitario, no querrás que sufra daños y te cueste más dinero aún arreglarlo o reponerlo. No te preocupes, tenemos la solución.

Nuestro seguro te cubrirá en los siguientes supuestos:

  • Daños al cargador o al cable. Todos los daños al cargador y su cable están cubiertos, excepto los daños por agua/climatología.
  • Daños por rotura o vandalismo. Tanto el cargador como el cable están protegidos ante daños causados por ataques vandálicos. Si te encuentras el cable cortado o el cargador roto por vandalismo, te cubriremos.
  • Robo del cargador o el cable. En caso de que alguien te robe el cable o el cargador, el seguro también se hace responsable.

Puedes elegir entre una cobertura de 1.000€ o 2.000€. No lo pienses más y contrátalo ya desde 59,95€.

Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y análisis    Configurar cookies
Privacidad